Castro de Fuentidueña - Cerro de Santa Lucia
Pagina Principal
Fotos
Fiestas
Noticias
Historia
Pueblo de Castro
Mundo Viejuno
El Ayuntamiento Informa
Que Hable el Pueblo
Contacta con nosotros
Castro de Fuentidueña

FORO

¿Cuánto más tenemos que aguantar?

Como todo el mundo sabe, la mayoría de los núcleos rurales en España, desde hace al menos 10 años, no hacen más que perder población de forma preocupante, hasta el punto de algunos verse reducidos a las personas que se pueden contar con los dedos de una mano. Y no solo se habla de población residente y censada en estos núcleos rurales, sino de la no poco despreciable cantidad de personas que acuden a estos lugares ocasionalmente, cada mes o para veraneo, y que últimamente elige destinos más apetitosos como las playas, la montaña o lugares histórico-turísticos.

Ante este grave problema de la despoblación (de residentes y visitantes), la inmensa mayoría de alcaldes opta por tomar medidas que atraigan a la gente (fomento de la natalidad, ventajas para residentes, atractivos turísticos…), mientras otros alcaldes deciden no hacer nada y esperar a que “su pueblo” muera de inanición. Pero, sin embargo, el alcalde de Castro de Fuentidueña no entraría dentro del supuesto número 1 ni del supuesto número 2. Desde hace bastante tiempo, Don Pedro Vaquerizo, está totalmente empeñado en una ardua labor: expulsar a la mayor cantidad de gente posible de Castro de Fuentidueña. Y no lleva mal camino.

Primero comenzó como Concejal de Obras, haciendo obras a diestro y siniestro para beneficiar a unos cuantos y perjudicar a una mayoría, inventando calles donde solo había caminos de servidumbre, canalizando de forma inadecuada algunas “calles” y dando lugar a problemas de humedades en alguna casa, y otras fechorías similares. Después, valiéndose de catastros reformados gracias a su inestimable colaboración, empezó a tomar como suyas muchas zonas que eran de propiedad privada, y obstaculizando cualquier reclamación al respecto, aunque ésta fuera justa y con todas las de la ley. Paralizó obras de forma ilegal, ya que dichas obras tenían todos los permisos en regla, e inicio otras obras no solicitadas y que molestaban a bastantes vecinos. Continuó por no hacer caso a las reclamaciones de los vecinos (algo muy habitual en él, por lo que se ve últimamente reuniendo varios testimonios de diferentes vecinos) sobre alumbrado publico defectuoso y peligroso, canalizaciones incorrectas, destrozos a la propiedad privada, escombros en la vía publica… Y la gota que, esperó, colme el vaso es la TDT (Televisión Digital Terrestre).

Hace un tiempo, se nos pidió a cada vecino que aportáramos 50 Euros por casa-antena para poder poner un Repetidor para recibir correctamente la TDT (y supuestamente ese dinero solo era adelantado y se nos devolvería cuando llegaran las ayudas de la Junta de Castilla y León, dinero que seguramente habrá engrosado algún elegante bolsillo). Como se vio que era algo positivo para el pueblo, nuestra familia, a pesar de los problemas particulares que tenemos con este “alcalde-cacique” llamado Pedro Vaquerizo, aportó el dinero requerido. Aun así, cuando sucedió el apagón analógico y dejó de verse la Televisión como siempre se había visto, nos llevamos la lamentable sorpresa de que había muchos canales que no se sintonizaban, otros que perdían la señal y otros con señal débil y que solo se veían a ratos. Por ejemplo, TVE1 y TVE2 solo se ven a ciertas horas del día y de forma intermitente. Como teníamos otra serie de problemas con ese ayuntamiento, aprovechamos para enviarle una carta en la cual se le exponían toda esta serie de problemas también. Como es habitual, el señor (por decirle algo) Pedro Vaquerizo no se digno en contestar, cosa que ya me está empezando a hacer pensar que a lo mejor no sabe leer o escribir, porque parece impropio que un alcalde no atienda a las justas reclamaciones de “sus vecinos”. Pero, al ver que había otros vecinos que también se quejaban de este asunto (ver opinión de Roberto Peña) y que su respuesta fue que compraran una Antena Parabólica, ya vi claro que es lo que sucedía: algunas personas piensan que el dinero que le adelantamos para la Antena de la Risa (buena denominación) que supuestamente servía para ver la TDT, se lo ha gastado el señor alcalde en comprarse una Antena Parabólica para él mismo. A esto debe añadirse que en otros pueblos donde no se ve la TDT (ver las noticias de Castrojimeno sobre la TDT) o se ve parcialmente, sus alcaldes han puesto una reclamación ante el organismo competente de la Junta de Castilla y León, y entre ellos no se cita el pueblo de Castro de Fuentidueña.

Lógicamente, el alcalde no se ha quejado porque es un problema que no le afecta a él directamente, que ni le va ni le viene. Es una máxima suya: Me preocuparé de lo que me molesté a mi mismo, a mis familiares o a mis secuaces, y al resto que les den. Y si solo son visitantes y no son votantes, pues más. Si la definición de político puede aplicársele a alguien, ese es Pedro Vaquerizo. Por cierto, alcalde del Partido Popular, los de la Trama Correa, que de corrupción saben un poco y de intereses propios más. Así pues, mi pregunta a todos los que residen en Castro de Fuentidueña, lo visitan, tienen casa allí o familia o sienten algo de cariño hacia este pueblo es: ¿Hasta cuando vamos a aguantar? Creo que el Alcalde de un pueblo debería mirar siempre por el interés de su pueblo y no el suyo propio. Los que crean que Pedro Vaquerizo no mira por los intereses del pueblo y de los que habitamos, residimos o visitamos el pueblo, que digan ¡Basta! O que se callen hasta que algo les suceda a ellos mismos. Desde esta página, al menos, no nos callamos las verdades y seguiremos denunciando lo que no es justo.

Fdo.: Álvaro Llorente Sánchez

Volver

Castro de Fuentidueña